VILLA 25 DE MAYO

Una villa de silencio y descanso donde conviven la historia de San Rafael y sus nuevos habitantes, que buscan reparo y tranquilidad.

Al ingresar a la villa, poco sabíamos de ella. Luego de varios minutos de caminar, sentimos una magia especial a lo largo de sus calles de tierra y sus casas bajas rodeadas de naturaleza verde.

El museo de la Villa 25 de Mayo fue el que nos dio la primera idea de sus inicios. Una breve descripción de la historia de San Rafael se desenvolvió, entonces, en esas pocas cuadras de campo.

Caminamos entre lo que quedó del fuerte, su vieja capilla católica y algunas casas de adobe, salpicadas aquí y allá. Nos dimos cuenta de que había que conocer un poco más de sus orígenes.

Fue interesante escuchar a Enriqueta Zabala, encargada de turismo del Ente Municipal, que tiene su corazón puesto en su ciudad y nos transmitió con fuerza y entusiasmo sus conocimientos. Orgullosa del pasado de la zona, fue nuestra puerta de entrada a la villa.

Nos dijo Enriqueta: “Villa 25 de Mayo es un ícono de la fundación de San Rafael. Fue el primer asentamiento colonizador de la zona”.

Siguiendo: “Allí convivieron tribus sedentarias y colonos que pretendían detener la avanzada de tribus cazadoras. Aún quedan restos del fuerte San Rafael del Diamante y su Plaza de Armas”.

Éste contenía las dependencias para las milicias, caballerizas y una armería. También, una capilla dedicada a Nuestra Señora del Carmen, que fue cambiada de lugar y llevada a su actual emplazamiento.

La historia del pueblo está directamente relacionada con grandes hechos históricos y sus consecuencias. Así, un capítulo incluye el fugaz paso de los seguidores del general San Martín, que apoyaron sus movimientos de campaña en el fuerte.

Se iniciaba un pueblo pastoril, con muy ricas tierras para el cultivo, vid y frutales. En otro sector más cercano a la actual ciudad de San Rafael, se fueron instalando franceses, italianos y españoles, como consecuencia de las guerras europeas.

La presencia de la iglesia de la Virgen del Carmen merecía que le dedicáramos unos minutos. Con sus más de cien años de vida, mostraba su fachada original de paredes blancas, cúpula y campanario.

Su puerta de ingreso es original y de estilo colonial. Ingresamos y admiramos la imagen de la Virgen, que llegó de Cádiz para su primer emplazamiento. Su interior es pequeño y muy sencillo y por ello respiramos un clima especial. Sus techos son altos y soportados por grandes maderos. Tienen un especial revestimiento de cañas puestas una al lado de la otra; muestran su sencillez y hablan de un clima más bien cálido todo el año.

Los hermanos franciscanos y hermanas carmelitas han restaurado elementos que eran de la época del fuerte y algunos se exhiben, como el armonio.

La villa ha sido cuna de poetas, como Alfredo Bufano. Este lugar lo inspiró para cantarle al paisaje, a las aguas cantarinas de las cunetas, al trino del pájaro o el movimiento y chirrido de los árboles acunados por el viento.

Hoy, estando tan cerca de la ciudad, este es un lugar elegido por quienes escapan del bullicio y se dedican al arte, la escritura o simplemente a descansar de la ajetreada semana sanrafaelina.

Allí son famosos los festejos del 25 de Mayo y el 9 de Julio de cada año. Actos populares, visitas guiadas y los bailes tradicionales tienen lugar en la villa, con gran afluencia de locales y turistas.

El pericón nacional se baila de forma masiva . Enriqueta nos dijo: “Se espera cada año más cantidad de parejas, que ya superan el millar, para bailar esta danza con el corazón puesto en las tradiciones”.

Con ello, se replantea el sentimiento de recuperación de valores, de mirarse a los ojos, tener una mejor relación con el otro, a quien tienen enfrente.

Locro, arrope, vino casero y empanadas son las comidas típicas de esas fechas. También, su gastronomía actual permite deleitarse con su clásica carne a la masa, especie de tarta realizada en horno de barro.

Si visita la villa, no deje de preguntar por el artista plástico Raúl Landete, quien vive y tiene su atelier allí. Si pasó antes por la iglesia catedral de San Rafael, habrá admirado la gran cruz de madera pintada al óleo que preside la nave central.

También consulte por la primera bodega del sur mendocino, hoy La Abeja, que puede visitarse.

En ese microclima, el otoño es muy elogiado por la caída de las hojas amarillo limón o marrón dorado de sus centenarios carolinos, especie que tiene más de doscientos años.

El pueblo tiene una magia especial, como quedado en el tiempo. Sus casonas de adobe y sus costumbres están haciendo fuerza para que “la historia no se escape”.maxresdefault

CAÑON DEL ATUEL, PRESAS HIDROELECTRICAS

Las centrales instaladas sobre el río Atuel muestran el ingenio del hombre para producir bienestar en las grandes urbes.

¿Cómo se fabrica la energía eléctrica que nos permite encender la computadora, el equipo de música o simplemente alumbrarnos? Varias enciclopedias virtuales nos podrían dar la respuesta, pero lo averiguamos en su lugar de origen.
Un recorrido por el sur de la provincia de Mendoza nos puso en contacto con centrales hidroeléctricas que nos maravillaron por sus gigantescas instalaciones. También por su equipamiento técnico complejo.
Todo comenzó en la zona de Villa Nihuil, con sus entornos montañosos de tonos cambiantes, un lago con muy buena pesca y un sector residencial donde en verano se concentran los turistas para aprovechar sus costas y curso de agua.
Aquí vimos el primer dique que contenía un gran espejo de agua. Según las épocas del año, crece o disminuye su caudal por efecto de las maniobras que se realizan desde la central hidroeléctrica.
Más adelante y siguiendo la ruta de ripio fueron apareciendo otras cuatro centrales asentadas sobre el mismo río Atuel. Realizan su trabajo de acumulación de agua, generación de electricidad y posterior envío de esta a los centros de distribución. Entre una y otra apreciamos el famoso cañón del Atuel, que es la caja de resonancia del río del mismo nombre. Hicimos varios paradas con nuestro vehículo para contemplar esas formaciones rocosas, enormes, coloridas y muy trabajadas por el viento. Era una zona muy árida y allá abajo corría apenas un hilo de agua. Las rocas son extrañas y, dejando volar nuestra imaginación, nos permitieron descubrir figuras y bautizarlas con lo que nos habían sugerido. Pero sigamos con las fábricas de energía eléctrica. Así como en algunos tramos nos extasiamos con una naturaleza virgen, en otros la mano del hombre realizó obras increíbles. Las centrales hidroeléctricas son parte de este itinerario: comprendimos la importancia de su presencia y las incorporamos al paisaje. Una a una aparecieron detrás de las curvas del camino y emergían imponentes en medio de la aridez imperante. Al pasar por la Nihuil II, pudimos ingresar para conocerla. Ya en el interior, vimos los grandes motores, cañerías y consolas que sustentan la fábrica de energía y conocimos un poco más de ella. Transcribimos las palabras de Alfredo Rulfo, encargado de la planta: “La característica principal es que el agua se utiliza como combustible. La energía potencial que ingresa a las turbinas se transforma en energía cinética (movimiento) y luego en mecánica, que mueve la turbina”.“Un pequeño lago y un salto de agua de 180 metros de altura entregan su caudal al edificio central mediante una tubería de 10 kilómetros y 5 metros de diámetro. Allí se bifurca en forma de peine para alimentar la seis unidades generadoras con una fuerza de 20 y 25 megavatios.” Siguió diciendo: “Luego, pasa a los generadores, donde se consigue la excitación logrando la obtención de 13.200 volts de corriente alterna. Aquí, toda la operación es manual y en las otras centrales están telecomandadas”. La planta transformadora se encarga de elevar la tensión para enviarla a la ciudad de Mendoza y luego pasa al sistema nacional para su distribución. El río Atuel se alimenta en los glaciares de la alta montaña mendocina y su caudal es cambiante a lo largo del año como consecuencia de los cambios atmosféricos. Los diques son acumuladores de agua para su utilización en época de escasez. La necesidad de mayor cantidad de energía eléctrica a lo largo del país fue determinante para que además de la central Nihuil I se fueran incorporando Nihuil II y III. Otro río mendocino, el Diamante, presta sus aguas a otras centrales hidroeléctricas. Al retirarnos, vimos el edificio desde afuera. La fuerza del agua que caía en un pequeño lago formaba turbulencia. Una planta autóctona, los gruesos y altos cactus, hacía de marco al río. El río Atuel continuaba, ahora como un simple curso de agua de montaña, saltando de roca en roca. Mientras, la central trabaja los 365 días del año, de día y de noche, para que los usuarios mantengamos prendidas las luces y nuestra computadora el tiempo que necesitemos.Camp 04

CIRCUITO CAÑÓN DEL ATUEL

“…es la presencia viva de los orígenes del mundo, conformando variadas esculturas naturales, propondrá un asombro irresistible, imán para los pescadores como para los amantes de los deportes náuticos”.

RIO ATUEL

A 37 km de la Ciudad nos internamos en el Cañón del Atuel y en el paraje denominado Valle Grande. Para ello utilizamos la ruta provincial 173, íntegramente pavimentada. Nos recibe una frondosa vegetación junto al rumor del río Atuel que corre en su lecho de piedras y en cuyo conjunto ofrece generosamente la posibilidad de disfrutar unas especiales vacaciones en convivencia con la naturaleza.
El paredón de la presa Valle Grande, conforma un inmenso espejo de agua verde esmeralda que es una tentación para la práctica de la natación, buceo, esquí, remo, motonáutica, paseo en catamarán, windsurf, pesca deportiva, safaris fotográficos, etc.
A la vera del río Atuel, que encierra murmullos de años de historia geológica, se encuentran todos los servicios que el turista necesita, desde campings, cabañas, hoteles, restaurantes, proveedurías, complementados por una acorde vegetación. También los servicios de turismo aventura, que se desarrollan en el lugar, como: rafting, kayak, canotaje, cabalgatas, rappel, escalada, tirolesa, trekking, parapente, paseo en catamarán en el lago, windsurf, jet esquí, cuatriciclos.

CAÑON DEL ATUEL

Aguas arriba de la presa Valle Grande podemos internarnos en el Cañón del Atuel, presencia viva de los orígenes del mundo, que el viento y la lluvia, cual cincel y martillo en su continua batalla con la roca, descubrieron sus entrañas conformando las más variadas esculturas naturales como: Museo de Cera, Sillón de Rivadavia, El Lagarto, Los Viejos, Los Monstruos, la Ciudad Encantada, El Mendigo, Los Jardines Colgantes, Los Monjes, etc, por mencionar sólo algunos.
Y el río en su vertiginosa caída encierra una inmensa potencia que brinda al hombre, para generar la energía que el país a diario necesita. Dos lagos artificiales contribuyen a realzar la belleza dentro del Cañón, Aisol y Tierras Blancas.
Es así como encontramos el complejo hidroeléctrico Los Nihuiles, que con sus tres centrales generan una potencia de 260.000 kw/h.

“utilizando las obras de ingeniería desarrolladas en las cuencas de los ríos Atuel y Diamante, para generación de energía eléctrica se han establecido diferentes circuitos en las zonas propiamente dichas, además del correspondiente a la Ciudad y alrededores”.

EL NIHUIL (Villa Turística)

Emergiendo del Cañón a través de una sinuosa cuesta descubrimos la inmensidad del lago que conforma el dique El Nihuil, de 9.600 has., y en cuyo seno cobra vida una variada especie ictícola que invita al pescador a dar rienda suelta a su deporte favorito. También permite apreciar un espectáculo de colorido sin igual, cuando los amantes del windsurf despliegan cientos de velas multicolores a quienes practican el esquí acuático, se deslizan raudamente sobre las aguas serenas. Sobre la margen derecha se levanta la Villa El Nihuil, de los residentes, el Barrio que cuenta con todos los servicios, delegación municipal, capilla, centro de salud, servicio telefónico, destacamento policial, estafeta y camping. En la margen izquierda se encuentra el Club de Pescadores San Rafael con camping, cabañas, restaurante, pileta de natación, residencias de fin de semana, teléfono público, etc.
Para regresar a San Rafael se utiliza la ruta provincial 180 empalmando la ruta nacional 144, pasando por Cuesta de Los Terneros, localidad de Cuadro Benegas e ingresando a la Ciudad por avenida Balloffet.

Cañon 02

 

FUENTE: http://www.sanrafaelturismo.gov.ar/

Ciudad de San Rafael

Es la segunda ciudad de la provincia y el núcleo central del oasis sur. Su fisonomía es características de la región cuyana con anchas avenidas arboladas con sus tradicionales acequias. Pueden visitarse la catedral, Casa de Elena y Fausto Burgos, biblioteca Mariano Moreno, el polideportivo municipal. A 6 km en la isla del Río Diamante y en las inmediaciones del parque Mariano Moreno se asienta el museo de Historia Natural. A pocos kilómetros de la ciudad se pueden visitar tradicionales bodegas que elaboran excelentes vinos, establecimientos frutícolas y desecadoras, que se suman a las hermosas fincas de la zona rural.

img_4173

Fuente: http://www.descubramendoza.com/

SAN RAFAEL ES TIERRA DE ESPUMANTES

Hace poco más de un año en la ciudad de San Rafael se juntaron cinco pequeños y medianos bodegueros con el afán de lograr el reconocimiento de nuestro departamento como zona espumantera por excelencia. Después de idas y venidas y extensas charlas y debates deciden unirse y crear un consorcio que los represente a todos, que tenga un denominador común y que ayude al crecimiento y reconocimiento turístico de este bello departamento.
En tan solo un año se han agregado cuatro bodegas más a este grupo y se espera que se sigan sumando muchas mas. El producto en común se comercializa en todas las bodegas participantes, con un precio que debe respetarse y con una imagen que los representa a todos.
Luego de caravanas de promoción, degustaciones y participaciones en ferias este grupo está dando que hablar, se está haciendo conocer a nivel Nacional y está fortaleciéndose para poder luchar por la declaración oficial de San Rafael como Tierra de Espumantes. Los números hablan por si solos, el 20% del espumante que se consume en Argentina se elabora en San Rafael, y el 35% del espumante que se exporta es sanrafaelino. Todavía no lo probaste? Conoce las bodegas que lo integran y animate a vivir una burbujeante experiencia!
Bodega Bournett, Bodega Zanetti, Bodega Labiano, La Vieja Bodega Serra, Bodega La Abeja, Familia Camargo, Bodega Murville, Estancia Mendoza y Casa Araujo son los integrantes de esta importante propuesta…TdeE