Aventura Vía E-mail Expedición al Avión de Los Uruguayos
Gentileza de Carlos Lanfredi (Ultima entrega)


En el lugar vimos los riscos donde golpea el avión. Es muy largo explicar las causas y conjeturas. Hay una cosa real: si ellos hubieran realizado el camino que hicimos nosotros, se salvaban todos en dos días de caminar, y teniendo en cuenta que en octubre no hace tanto frío en el valle donde dormimos la noche anterior, donde hay vegetación. El glaciar esta encajonado, el camino más fácil para entrar allí es el nuestro. Allí empezó a hacer frío. Campera de duvet. Polar. Comimos algo, tipo fiambre, vinoClick para agrandar la foto, siempre hablando de todo esto. A mi no me emocionó, me hizo reflexionar, y ponerme en lugar de ellos. Se empezó a nublar algo. Yo empece a tener algo de dolor de cabeza, no se si por demorarme 8 hs. en mi hora normal de evacuar, por algo de mal de altura, por el cansancio, por la tensión de la cuesta brava.
Tal es así que volviendo, como iba tan tensionado arriba del caballo, ahí nomás me bajo y prefiero caminar. Voy llevando a mi caballo. El terreno es difícil, pero me siento mas seguro. Voy algo más lento que los caballos. En otra parte, al salir de lo más bravo, me vuelvo a subir, y luego me vuelvo a bajar.
No creo en "El Milagro de los Andes", para mi no hay nada sobrenatural: ni el deslizamiento suave del avión, ni sobrevivir en ese frío comiendo carne, con poca agua, ni en el cruce de Los Andes. No hay milagro. No hay multiplicación de peces y panes, no hay resurrección de Lázaro. Si vemos la mano de Dios, también podríamos responsabilizarlo de la caída. Indudablemente que te hace pensar en Dios. Y los que si pensaron y sintieron a Dios fueron ellos.
Volvemos al campamento del Real. Chivito asado, chistes, alcohol a discreción. Yo en cuanto llego voy al baño, me tomo dos Cafiaspirinas y me acuesto una hora. Me levanto mejor. Truco la noche anterior. Ganamos. Me hago una buena almohada embutiendo ropa dentro de un pantalón de plástico.
Duermo joya. Hoy fue hermoso despertarme allí.
Domingo 9: desayunar, desarmar campamento, ensillar caballos, bajar. Los caballos durante la noche se los manea, para que no se escapen. El arriero me mostró pisadas de zorro.
Bueno. Personalmente te contaré más. Espero disfrutes mi relato.
Te pido despaches este e-mail y el anterior a Ruca, para que lo lean Claudia y mis hijas.
Ponele : para Claudia Micelli. Gracias. Son las 23 y 10. Voy a caminar un poco por la calle principal de San Rafael. Un beso grande. Este E-mail llegaría a Pinto un día antes que yo.
Carlin, el aventurero.

 


 
DDN 02627
DDI 54-2627
Distancias desde:
Buenos Aires
990
Rosario
890
Córdoba
685
San Luis
273
Mendoza
232
San Juan
407
Neuquén
605
Bahía Blanca
870
Paraná
924
Santa Rosa
543